Psicoterapia

QUÉ ES la Psicoterapia

Es el tratamiento, por medios psicológicos, de problemas de naturaleza emocional, en el que una persona entrenada establece deliberadamente una relación profesional con el paciente con el objeto de 1) suprimir, modificar o paliar los síntomas existentes, 2) intervenir en las pautas distorsionadas de la conducta y 3) promover el crecimiento y desarrollo positivos de la personalidad. (Wolberg, 1977)
Es un proceso de comunicación, entre un psicoterapeuta y una persona (cliente) que acude a consultarlo, que se da con el propósito de una mejora en la calidad de vida en este último, a través de un cambio en su conducta, actitudes, pensamientos o afectos.
Dentro de la Psicoterapia existe una gran diversidad de corrientes, enfoques y conceptos teóricos aplicados al ámbito psicoterapéutico que dan origen a otras tantas maneras de establecer este contexto de comunicación. Sin embargo, dos características que unifican a la psicoterapia son:
I) El contacto directo y personal entre el psicoterapeuta y quien le consulta, principalmente a través del diálogo.
II) Una relación de ayuda destinada a generar un cambio en quien consulta.

QUIÉN ES el Psicoterapeuta

Es un profesional de la salud, habitualmente Psicólogo o Médico Psiquiatra que tras la consecución de su titulación universitaria, ha realizado una formación específica en el área de la Psicoterapia. Es una persona entrenada para evaluar y generar cambios.

A QUIÉN va dirigida la Psicoterapia

A lo largo de nuestra vida podemos sentir que algo no va bien, sentir ciertos síntomas o malestar sin que muchas veces sea evidente la causa que los motiva. Otras veces creemos saber el motivo pero no la manera de aliviar o suprimir el sufrimiento.

PARA QUÉ sirve una Psicoterapia

Como dice Serge Ginger, un psicoterapeuta francés, rodamos en “cuatro por cuatro” impulsados por el motor trasero de nuestra experiencia y tirados por la tracción delantera de nuestro deseo. El pasado, como el futuro, puede determinar nuestro comportamiento y nuestros problemas. La psicoterapia va a considerar a la vez nuestro pasado, nuestra vivencia subjetiva actual, nuestros deseos y nuestros proyectos: nuestros traumas y nuestros lamentos, nuestros sufrimientos y nuestras dificultades presentes, nuestros temores y nuestras esperanzas, el impacto de nuestro entorno sobre nosotros y nuestro potencial de acción.

ALGUNOS MOTIVOS para iniciar un proceso de psicoterapia o crecimiento personal

* Dejar de repetir los comportamientos  que te hacen daño a ti o a los demás.
* Aceptarte como eres, sin exigirte ser lo que no eres.
* Empezar a quererte un poco más, para que puedas querer más a los demás.
* Curar tus heridas y poder mirar al pasado sin rencor.
* Escuchar los mensajes del cuerpo, cuidarle y tratarle con respeto.
* Empezar a tomar tus propias decisiones y dejar atrás los reproches hacia quienes no te enseñaron a hacerlo.
* Saborear la vida tal y como se presenta, en lugar de dejarla pasar porque no es como a ti te gustaría que fuera.
* Tener libertad de ser.
… Y todos los motivos propios que tú tengas.

UN PRIMER PASO

Si se te plantean dudas sobre la duración de una terapia, la periodicidad y el tiempo de una sesión, el lugar, el enfoque o marco de trabajo, los honorarios, la relación de ayuda entre el terapeuta y el cliente, etc. es conveniente que las puedas solventar en la medida de lo posible. Algunas son sencillas y oportunas de contestar por teléfono, otras darán pie a una primera entrevista ya que la psicoterapia es un proceso individual y personalizado siendo diferente en cada caso.