¿Por qué me desconecto del cuerpo?

cuerpomenteEscribía J.M. Coetze: “Un cuerpo dice la verdad. No siempre, ni a la primera, pero siempre es el cuerpo el que la dice”.
Me parecen contundentes estas dos frases.

La persona es la suma total de sus experiencias vitales que quedan registradas tanto en su personalidad como en su cuerpo.
Si existe un conflicto, éste no sólo se manifestará psicológicamente, también lo hará a un nivel corporal o somático a través de corazas musculares, tensiones o bloqueos crónicos que se expresan desde el malestar en las diferentes facetas de la vida: en las relaciones, en la expresión del amor  y el desamor, en el trabajo, en la toma de decisiones, en el contacto con el entorno, etc.
Con el tiempo vamos adoptando una forma y expresión corporal como resultado de diferentes actitudes y creencias, tales como:
– “Mi vida está en mi cabeza”
– “Necesito que me reconozcas”
– “Soy un desastre, no saldré de ésta”
– “Es demasiado, no voy a poder”
– “No voy a mostrar mi debilidad”
– “Sin ti, mi vida no merece la pena”
– “Mañana lo intentaré, hoy no es un buen día”
– “La vida sólo trae disgustos y desengaños”
– “Mejor dejar las cosas como están, podrían ir a peor”.
Cada vez que pensamos, sentimos o decimos alguna de estas frases el cuerpo reacciona adoptando una forma y no otra. ¿Qué ocurre entonces?
Imagínate que te encuentras a un amigo y te cuenta que su jefe no lo valora lo suficiente y que cada vez que llega a casa se tiene que hacer cargo de sus hijos y que su madre de 70 años le sigue tratando como si fuera su niñito pequeño reprochándole que no la visita más a menudo y que su pareja no le comprende y bla bla bla….
Tras cinco minutos en los que tu amigo comparte todo esto contigo (mejor dicho, te vomita todo su malestar) empiezas a observar que frunce el ceño, cierra el pecho, los hombros se inclinan hacia adelante en un gesto de carga, el diafragma se encoge impidiendo que la respiración sea amplia, los brazos se tensan. Y lo que no ves es que además, en el estómago se hace un nudo, la pelvis se contrae, las rodillas quedan rígidas, los pies no sienten el contacto con el suelo y con toda probabilidad tu amigo ha desconectado de sus sensaciones corporales ya que le provocan demasiado malestar.

Tu amigo se ha desconectado de su cuerpo o para expresarlo mejor, tu amigo está en contacto sólo con la cabeza y diría aún más, sólo con una parte de la cabeza. Está en un discurso puramente mental. Es lo que llamamos disociación. Me disocio del cuerpo porque se ha vuelto un lugar demasiado incómodo para seguir viviendo. Entonces me voy a la cabeza, me vuelvo mental y me doy explicaciones y justificaciones de cómo tienen que ser las cosas y no de cómo son las cosas. El cuerpo se ha vuelto una molestia y para no sentirlo, lo evito, lo hago desaparecer, no le presto importancia, no lo atiendo, no lo escucho… como si de esa manera pudiera resolver mis problemas.
Entonces el cuerpo se enfada (sólo un poco, eh!) y reclama algo de atención. Aparece una psoriasis, una alergia, un dolor en la espalda, unos picores ahí abajo, una migraña, una flatulencia persistente, una hinchazón poco estética en la barriga, unos granitos en la piel, una miopía precoz, una necesidad de dormir a todas horas…
Y esto es sólo un ejemplo.
Si somos la suma de nuestras experiencias vitales y somos moldeados por estas experiencias que habitan en nuestro cuerpo, ¿a qué esperas para sumar experiencias que tengan en cuenta el cuerpo que eres?. Luchar con la mente sin aliarte al cuerpo siempre fue una batalla perdida. No conozco un equipo más poderoso que el tandem cuerpo-mente.

1 comentario

Archivado bajo cuerpo, disociación, malestar, mente, Uncategorized

Una respuesta a “¿Por qué me desconecto del cuerpo?

  1. Montse Victori

    Hola Àngels,

    Moltes gràcies per tots aquests correus que em fas arribar. Són molt interessants!

    Espero que segueixis bé.

    Una abraçada.

    Montse Victori Blaya

    Informadora Ciutadana

    Centre d’Iniciatives per a l’Ocupació – CIO

    Pl. Cots, 5,6,7 – Edifici Casa Caritat – 08241 Manresa

    Tel.: 93 877 64 90 – Fax.: 93 877 64 85

    mvictori@ajmanresa.cat

    logo cio

    _____

    Abans d’imprimir aquest correu, pensa en la teva responsabilitat i compromís amb el medi ambient.

    AVÍS LEGAL: Aquest missatge i, si escau, els documents adjunts, s’adrecen únicament a la persona destinatària i poden contenir informació privada i confidencial. La divulgació i l’ús d’aquesta informació, a més de ser un fet no autoritzat, està prohibit per la legislació vigent (Llei 34/2002 SSICE i article 199 del Codi Penal) i pot ser sancionat. Si l’heu rebut per error, us demanem que el destruïu i ens ho comuniqueu immediatament per la mateixa via. Les dades de caràcter personal que es puguin derivar del missatge no poden ser objecte de divulgació ni de tractament sense les garanties que ofereix la legislació sobre protecció de dades (Llei 15/1999 LOPD) i sense el consentiment previ de la persona emissora.

    _____

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s